¿En la escuela infantil o en casa? Colaboración con la revista Mía

En la escuela infantil o en casa

EL DATO: El 22 % de los niños que van a la escuela infantil pasa ahí más de 8 horas al día, según un estudio de Edenred.

EN LA ESCUELA INFANTIL…
Para la psicóloga infantil Silvia Álava Sordo, colaboradora del portal educativo Gestionando Hijos (www.gestionandohijos.com), “es importante distinguir entre guardería y escuela infantil. En la segunda, los educadores tienen que tener una formación específica y cumplir objetivos curriculares marcados por el Ministerio de Educación,  mientras que en la primera la persona a cargo de los niños no tiene que poseer ningún título que acredite formación para educar a niños, ni se trabajan contenidos específicos: se trata de ‘guardar’ a los niños, de que estén con alguien mientras los padres trabajan”.

+ info Las escuelas infantiles abarcan dos ciclos y son un núcleo de enseñanza no obligatoria dirigido a niños y niñas de 0 a 6 años.

APRENDE A COMPARTIR
Una de las ventajas de ir a una escuela infantil es que los niños se acostumbran “a la dinámica de trabajo”, a tener sólo un profesor para todos, “a compartir los juguetes del aula, a la rutina”. El educador tendrá la formación necesaria para atender al menor. “Los niños, además de adquirir conocimientos, aprenden a ser autónomos, a relacionarse con otros niños y a compartir la atención de los adultos. La estimulación que reciben en esta edad es esencial y los padres pueden saber en todo momento qué es lo que se trabaja con los niños”, explica Silvia Álava.

EL CUIDADO NO ES INDIVIDUALIZADO
Esta opción tiene también sus inconvenientes, como, por ejemplo, la dificultad de amoldarse a los horarios de la escuela. “Además, el cuidado no es individualizado, algo que pueden acusar cuando son muy pequeños”, señala la psicóloga. “También, los padres pueden sentirse culpables por no poder dedicar el tiempo que les gustaría a la educación directa de sus hijos”. Sin olvidar “la mayor exposición a agentes patógenos” y que, ante enfermedades, “hay que contar con una persona de emergencia”.

… O CON UNA CUIDADORA EN CASA
El primer ciclo de educación infantil (de 0 a 3 años) es, en opinión de la psicóloga, “uno de los principales recursos para la conciliación de la vida laboral y familiar de muchos padres y madres, sobre todo en las grandes ciudades”. Sin embargo, Silvia Álava resalta: “Quizás, como consecuencia de la crisis económica y la bajada de los salarios, muchos niños han tenido que salir de las guarderías y escuelas infantiles, o no han llegado a ir y se han quedado en casa con cuidadores u otros familiares”.

ESTÁ EN SU AMBIENTE
La principal ventaja es que el pequeño está en su ambiente, “sin el estrés de los horarios, sin tener que madrugar y pudiendo jugar con sus propios juguetes”. Recibe un trato individualizado, pues la persona que lo cuida sólo está pendiente de él, lo que facilita la creación de vínculos afectivos en el menor. “Además, esta puede ser una opción cómoda para los padres, que no tienen que pensar un plan alternativo cuando el niño se pone enfermo”, afirma la psicóloga.

+ info En nuestro país, el 15 % de los niños menores de tres años están en casa al cuidado de personas que no cobran por ello; la mayoría, familiares.

NO COMPARTE TIEMPO CON OTROS NIÑOS
Dejar a los niños al cuidado de una persona en casa no siempre es idílico. Tiene algún que otro inconveniente, por ejemplo: “Los progenitores tienen que saber transmitirle la importancia de la correcta estimulación en estas edades. Además, los cuidadores no siempre tienen una formación cualificada para hacerlo, y no siempre actúan siguiendo las pautas educativas que marcan los padres”. Silvia Álava dice, asimismo, que los padres tienen que dejar claro a la persona que cuida a su hijo que no debe sobreprotegerlo, para que vaya adquiriendo correctamente hábitos y rutinas que no recibe al no compartir tiempos y espacios con más niños.

¿Es posible conseguir que nuestros hijos sean felices? Diario El Faro de Vigo

Evitar la sobreprotección y no ser padres ‘helicóptero’ son claves para ayudar a los jóvenes a ser más dichosos

Silvia Álava - Alejandra Vallejo-Nájera¿Se puede medir la felicidad? ¿Podemos conseguir que nuestros hijos sean más felices? Rotundamente sí, aseguran las psicólogas Alejandra Vallejo-Nágera y Silvia Álava. Podemos aumentar hasta en un 40% su felicidad, y no es precisamente dándoles todo lo que nos piden. El secreto, educarles en valores, dotándoles de las herramientas emocionales y las pautas educativas que les permitan desarrollarse, explorar, superar sus errores, ser autónomos, seguros, capaces y, en definitiva, más felices. Es la conclusión compartida de dos de las más reconocidas expertas en psicología infantil que el British Council School ha reunido en la II Jornada sobre Educación para el Bienestar en la Infancia.

La felicidad, algunos estudios científicos, viene determinada en un 50% por la genética; en un 10% por las circunstancias externas o el contexto; mientras que el restante 40% depende de nosotros, de actividades intencionales y emocionales que nos llevan a ser felices. Es, explica Silvia Álava, “en este 40% donde los padres pueden influir para aumentar la felicidad de sus hijos”, a través de las pautas educativas, de los valores y del ejemplo que les trasmiten y que les sirven para enfrentarse a los retos que se van a encontrar en la vida.

“Educar en valores es fundamental, es importantísimo”, asegura Alejandra Vallejo-Nágera que propone a los padres un pequeño juego para intentar situarles en el lugar de sus hijos. Algo tan sencillo como pedirles que, sin hacer trampas, dibujen una foto que otro adulto le describa, sin que el que describe vea los progresos del dibujo, para que no pueda reorientar sus trazos. Este simple ejercicio, nos sitúa en una tesitura similar a la de los niños, nos provoca la misma frustración que sienten los pequeños cuando no entienden bien lo que se les dice, sienten que le faltan datos y tienen que interpretar las descripciones con su propia experiencia.

Hay que dar herramientas a los niños Leer más

Campamentos para niños: 6 ideas para elegir el campamento de verano perfecto para tus hijos. Colaboración con la revista Telva

Foto: Tomás de la Fuente

Foto: Tomás de la Fuente

Practicar la escalada, diseñar un videojuego, ensayar coreografías o meterse en la piel de un arqueólogo, son algunas de las propuestas que ofrecen los mejores campamentos de verano, sin olvidar las excursiones, el deporte o los idiomas. Te contamos lo que llevan dentro sus programas y cómo elegir el más adecuado para tu hijo.

Noches de verano con guitarra y hoguera, gymkanas, excursiones en modo explorador…
Estas son algunas de las imágenes más típicas asociadas a las acampadas estivales. Pero el concepto ha evolucionado mucho y los programas adoptan distintas modalidades e incorporan actividades,  muchas de ellas rompedoras. La amplia oferta y sus distintas versiones  -urbanos, talleres, camp day
– ofrece una buena solución al dilema de ¿qué hacemos con los niños? al que se enfrentan muchos padres.

Además está demostrado que vivir esta experiencia tiene muchos beneficios para los niños:Aprenden a relacionarse con otros de distintas edades, a desarrollar su autonomía, convivir y respetar a los demás“, explica la psicóloga Silvia Álava, directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes y autora del libro Queremos hijos felices. Pero, ¿sabes cómo elegir el mejor campamento para tus hijos?

1. ¿A partir de qué edad puedo enviarle a un campamento?

Para la psicóloga, depende del tipo de campamento: “Si es urbano, con horarios parecidos al colegio, pueden ir desde muy pequeños (muchos los admiten a partir de 3 años). En cambio, si se trata de dormir fuera de casa, el momento adecuado dependerá del nivel de madurez y autonomía… en general, a partir de los 8 años no supone ningún problema“.

Para salir fuera de España y reforzar un idioma, la psicóloga aconseja esperar un poco más: “Es mejor que sea algo mayor, más independiente y dependerá del dominio del idioma que tenga. Es en torno a los 12 años cuando sería más adecuado“. Otro factor a tener en cuenta es la duración: “quince días sería lo idóneo“.

2. ¿Se niega a ir de campamento? Leer más

Entrevista en Onda Cero Madrid Norte: Libro Queremos Hijos Felices

La psicóloga infantil, Silvia Álava, presenta su nuevo libro ‘Queremos Hijos Felices. Lo que nunca nos enseñaron (de 0 a 6 años‘ , este libro busca mejorar la calidad de vida en el día a día de las familias, que sepan cómo enfocar y resolver los problemas de sus hijos, mediante un asesoramiento claro y concreto, fruto de nuestra experiencia profesional, y que tanto padres como hijos se sientan mejor y sean más felices. Para ello va recogiendo, en orden cronológico, las situaciones a las que se enfrentarán desde el nacimiento del niño o la niña hasta los seis años, haciendo especial hincapié en trasmitir a los niños valores como la tolerancia, el perdón, el esfuerzo, la compasión, el agradecimiento, el trabajo diario y la constancia… Entonces serán más felices.

Queremos Hijos Felices‘, reúne infinidad de consejos claros y concretos para ayudar a los padres a resolver los problemas diarios con sus hijos. Silvia Álava aporta las claves para educar a los niños de la mejor manera posible. “Es clave analizar cómo actuamos en cada situación, por ejemplo, cuando el niño no quiere hacer caso e ir a darse un baño le dedicamos más tiempo y atención que cuando va sin ningún problema, los niños buscan nuestra atención y aprenden que se la damos más en situaciones negativas. Debemos trabajar el refuerzo positivo”, señala la autora.

“Cuando las familias llegan a nuestro centro de psicología, nos dice, con cierta resignación e ironía: “¡Es que los niños no vienen con manual de instrucciones! No sabemos cómo actuar ante muchas situaciones, si lo hacemos bien o mal”, o “Lo hemos probado todo, pero nada funciona””, señala Silvia Álava.

Los derechos de autor serán donados íntegramente a la Asociación Nuevo Futuro.

Escucha la entrevista pinchando que se realizó antes de la presentación en Soto del Real en el siguiente enlace:

Entrevista en Onda Cero Madrid Norte SIlvia Álava

Los padres pueden conseguir que sus hijos sean un 40% más felices ayudándoles a mejorar su actitud ante la vida

Silvia Álava - British Council SchoolLos padres pueden conseguir que sus hijos sean un 40% más felices, educándoles en valores, dotándoles de herramientas emocionales y con unas pautas educativas que les permitan desarrollarse, explorar, superar sus errores, ser autónomos y seguros, según las conclusiones de las psicólogas Alejandra Vallejo-Nágera y Silvia Álava que el British Council School ha reunido en la II Jornada sobre Educación para el Bienestar en la Infancia.

   En este sentido, Vallejo-Nágera ha señalado que los niños “se enfrentan a novedades constantemente, sorpresas, amenazas, y necesitan herramientas para aprender a gestionar todas esas novedades”. Esas herramientas son “los principios básicos de su educación: la lealtad, flexibilidad, motivación, empatía, esfuerzo, capacidad de recuperarse tras el fallo, etc. Y los principales referentes para trasmitir esos valores son precisamente los padres”.

   Por su parte, Silvia Álava también ha insistido en que “los valores se enseñan con el ejemplo” de los padres y ha añadido que existen “otros valores muy importantes para enseñar a los niños como son la humildad (nadie es más que nadie), el compromiso, la gratitud, la amistad, la paciencia (las cosas nos salen siempre a la primera) o la responsabilidad (asumir las consecuencias)”.

   Ambas psicólogas coinciden también en la importancia del papel de los profesores. “Aunque los responsables de inculcar valores son los padres, si además se hace también desde el colegio, será más fácil para los niños”, ha apuntado Álava. En este sentido, la directora del British Council School, Gillian Flaxman, ha señalado querer promover iniciativas como estas Jornadas para facilitar el apoyo entre el colegio y el hogar. “Los niños están en nuestras aulas 15 años, desde los 3 a los 18 y cuando se van, lo hacen con muchos de los valores que les hemos inculcado a través de un amplio programa de actividades”.

   Además, las psicólogas han destacado que uno de los errores más comunes entre los padres es el de la sobreprotección. “No inhiban a sus hijos de la posibilidad de conocer el mundo mediante la resolución de sus problemas. Necesitan resolver por sí mismos tantos problemas como sean posibles, y tan pronto como sea posible”, ha explicado Vallejo-Nágera.

FUENTE: Europapress.com

Cuando los hijos no llegan. Colaboración en el diario ABC

Cuando los hijos no llegan Silvia Alava Diario ABCOs adjunto el artículo realizado por Carlota Fominaya (@carlotafominaya) para el diario ABC:

La imposibilidad de tener hijos puede resultar muy difícil de sobrellevar

Paloma y Rubén eran dos profesionales de mucho éxito. Juntos, viajaron por todo el planeta, apuraron hasta el último plan y, cuando hacia el final de la treintena, y después de más de una década saliendo se plantearon que por fin era el momento de tener hijos en común, ese niño nunca llegó. Lo que le ocurrió a esta pareja de madrileños es lo que le ocurre muchos otros que, después de estar, probablemente, usando métodos anticonceptivos durante un largo tiempo, la mujer recibe de pronto la evidencia de que tiene problemas para quedarse embarazada. Experiencias como la vivida por este matrimonio se repiten cada vez más y suelen ser muy desagradables. «Las mujeres suelen reaccionar con tristeza y se sienten deprimidas. El deseo no realizado causa frustración, rabia, anhelo, culpa… La mujer que no puede tener hijos experimenta una gran sensación de pérdida», indican los doctores Juan Vidal Peláez, jefe de la Unidad de la Mujer del Ruber y Rafael Jiménez Ruiz, jefe del Servicio Unidad de la Mujer del mismo hospital en su libro «Ser mujer». Estas mujeres, corrobora la psicóloga Silvia Álava, de Álava Reyes, «pasan por una especie de duelo. Duelo no por el hijo perdido, sino por la ausencia del mismo. Y tienen que elaborar ese duelo».

El entorno tampoco no ayuda. Muchas mujeres que han pasado por esto confiesan haberse sentido presionadas, ya que familiares, amigos y conocidos, que a menudo desconocen la realidad de sus problemas, esperan el momento en que sean madres, y pueden hacer preguntas incómodas. Paloma cuenta como a ella le dolía cada vez que sus amigas madres le cuestionaban, y en ocasiones contestaba de forma incluso agresiva. «Sencillamente, no lo podía soportar», reconoce. Ella si que había confesado sus anhelos a sus más allegadas, pero era salir el tema y ponerse a la defensiva. «Me ponía enferma tener que dar explicaciones una y otra vez», dice. Por este motivo, tal y como explica la experta de Álava Reyes Consultores, «otras muchas parejas no lo cuentan,. Consideran que este es un tema tabú, y sufren cuando las personas que están a su alrededor y que desconoce la situación les interpelan al respecto. Nosotros en consulta lo que recomendamos es que vean con qué decisión se sienten más cómodos».

Hombre y mujer, diferentes duelos

En la mayoría de los casos, la infertilidad es una cuestión que se vive en pareja, de modo que, si bien la mujer y el hombre pueden encararlo de formas distintas o cada uno por su lado, nada será mejor que tratar de asimilarlo juntos y apoyarse mutuamente, según los especialistas. «El proceso es vivido de forma diferente por ambos. Esto no significa que al hombre no le duela. Solo quiere decir que el sufrimiento del varón y de la mujer es distinto. A ella se le junta el diagnóstico con que es ella la que se espera que se quede embarazada. Y si encima opta por un tratamiento se suma el desajuste hormonal y el coste emocional y físico que este conlleva», explica Álava.

El camino hacia la recuperación

Aceptar el diagnóstico es el primer paso para la recuperación psicológica, aunque el hecho de aceptarlo, sea cual sea el origen de la infertilidad (asociado a la mujer, al hombre, o mixto), se convierte a veces en una tarea complicada. «La mujer suele necesitar hablar con otras personas del problema que afronta, en ocasiones estableciendo contactos con otras mujeres, y eso es positivo hacia la recuperación», apunta Jiménez Ruíz. Una buena forma de empezar esa mejoría es acudir a terapia. El consejo que hace Álava a las parejas que no pueden tener hijos es que «se puede aprender a ser feliz pese a las circunstancias». Es verdad, admite, «que ese reaprendizaje no es fácil, y pasa por aceptar esa pérdida, y reprogramar la vida meidante la reelaboración de todo el proyecto vital anterior. Normalmente las familias tenían una idea proyectada, se habían comprado una casa con determinadas habitaciones, habían optado por un modelo de coche, habían hablado de la educación que querían dar a la prole… Hay que reajustar la totalidad del proyecto, que estaba enfocado a cómo iba a ser su vida cuando llegaran esos niños. Es un tema que se debe enfocar con máxima delicadeza».

FUENTE: Diario ABC

La Felicidad está en la forma de enfrentarnos con optimismo a la vida. Entrevista en la revista Plácet

Os adjunto el enlace a la entrevista realizada para la revista Plácet, página 54:

Revista Placet - Silvia Álava

 

Entrevista para Familia Fácil: “Lo que más nos piden los padres es conseguir que sus hijos sean felices”

Niños felices SIlvia Álava Familia FacilSilvia Álava, Directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, nos ha concedido una entrevista para contarnos cómo podemos tratar diferentes situaciones diarias que nos pueden ocurrir con nuestros hijos, y que sin embargo, a veces nos pilla por sorpresa. Psicóloga y experta en logopedia, la hemos podido ver colaborando en varios programas de televisión y radio hablando sobre conductas infantiles y dando consejo a muchos padres sobre ciertos comportamientos y sus posibles causas y soluciones.

¿Cómo surge la idea de crear una escuela de padres?

La idea surge debido al gran desnivel que hay entre la formación que recibimos para nuestros trabajos, donde intentamos ser los mejores profesionales posible, y hagamos lo que hagamos intentamos formarnos e intentamos seguir haciendo cosas que nos perfeccionen, y en cambio, lo que es sin lugar a dudas uno de los trabajos más importantes de nuestra vista, que es el de ser padre o madre, apenas tenemos formación, y muchas veces te das cuenta de que los padres andan perdidos y utilizan el ensayo y error pero les falta el saber cómo gestionar las situaciones, sobre todo de la mano de expertos con unos estudios detrás.

 ¿Crees que siempre ha sido necesario este tipo de formación o es la sociedad actual la que necesitan un apoyo en su día a día familiar?

Este tipo de formación siempre viene bien, con independencia de la época de la que estemos hablando pero sí es verdad que ahora es más difícil ser padre, porque la sociedad presiona muchísimo más que antes y los niños muchas veces son tratados, prácticamente, como objetos de campañas de marketing, para conseguir que compren juguetes, por ejemplo, y les presionan, por lo que los padres necesitan saber cómo contrarrestar esa presión de las campañas a los niños en este caso.

 ¿Cuáles son los principales cambios que los padres encuentran en sus hijos después de poner en práctica los recursos aprendidos?

Leer más

Entrevista en el programa “Primer Café” de radio ECCA: Padres e hijos felices

Oa adjunto el enlace al podcast de mi participación en el programa “Primer café”, de Radio ECCA: hemos charlado sobre padres e hijos felices…

Podcast Silvia Álava - Radio Ecca

 

Entrevista en el Mobile World Center de Telefonica: Día de Sant Jordi en Barcelona: libro Queremos Hijos Felices

Os presento la entrevista realizada en el Mobile World Center de Telefonica con motivo de la firma del libro Queremos Hijos Felices el día Sant Jordi en Barcelona:

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=yuQ9GN3uDfY]