Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (IX)

Para su integración en el colegio a la vuelta, tanto académica como personal ¿debo tomar alguna medida?

 Es conveniente que hablemos con el colegio y que nos puedan proporcionar ejercicios y material de trabajo para reforzar las asignaturas que no se han dado en el extranjero, como la lengua española, y las matemáticas, que se imparten de forma diferente.

Respecto a los amigos, favorecer la reintegración en el grupo con absoluta normalidad, retomar las actividades que se realizaban antes de la estancia durante el extranjero. Para eso es bueno que tengamos los teléfonos de los amigos antes de irnos, para que se reincorpore a la rutina lo antes posible.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VIII)

Qué hago si presenta problemas de adaptación (si me llama llorando, si no está contento, si echa de menos su casa y sus amigos..) Es mejor aguantar y que lo supere o debo hacerle volver y renunciar a ese curso fuera? Cómo detectar cuándo lo pasa mal de verdad o simplemente le está costando un poco? Las señalas claras de alerta.

Hay que evitar que el adolescente vuelva a mitad de curso porque además de vivirlo como una derrota el aprendizaje que saca de la experiencia es que si las cosas no van bien se puede abandonar sin enfrentarse a ellas. No mandemos a un niño a pasar un curso fuera si él no quiere o  no se ve capaz de afrontarlo. Es normal que vayan con miedos o con dudas, pero no con una negativa tajante.

Tenemos que saber que nuestros hijos nos van a echar de menos igual que nosotros les echaremos de menos a ellos, y eso es normal, y nos lo dirán, incluso alguna vez se les puede escapar una lágrima. Pero si vemos que la situación de llamar llorando a casa se convierte en habitual debemos de cortarla lo antes posible.

 

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VII)

Cuando NO debo mandarlo en ningún caso (señales de alerta)

No conviene que el niño viva la experiencia como un castigo, si está identificando que se le castiga a pasar un curso en el extranjero es mejor que no vaya hasta que se haya desmontado esta idea.

En niños con dificultades específicas de aprendizaje, un aprendizaje en otro idioma puede hacer que esas dificultades se incrementen. En estos casos es recomendable superar primero el problema y después ir al extranjero.

Un niño con problemas de socialización y de adaptación, de nuevo es mejor que no vaya hasta que los problemas estén trabajados y superados.

 

Celebrando el 40 aniversario de Diset en Baby Deli

Hoy he tenido la oportunidad de asistir en Baby Deli (c/ Lagasca, 54, de Madrid) a la celebración del 40 aniversario de la empresa de juguetes Diset, os adjunto la nota de prensa y espero colgar fotos lo antes posible!:
 
Diset, creadora de míticos juegos como el Lectron o Party&Co, celebra su 40 aniversario, y lo hace con una fiesta prevista para el próximo 6 de octubre.
 
A partir de las once de la mañana, se celebrará un encuentro para la prensa en el que se repasarán los cuarenta años de historia de la juguetera de la mano de la estrella musical Gisela. Además, Diset ha elaborado un estudio a cerca de la evolución y tendencias del juego de los niños de hoy en día y la repercusión que ello tiene sobre su desarrollo educativo, cuyos resultados serán presentados en el mismo evento.
 
Junto a Gisela, también estarán presentes Joan Ferrer, director general de Diset; Silvia Álava, psicóloga coordinadora del área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes; Mª Luisa Martinez, subdirectora médica del Hospital Materno-Infantil del Gregorio Marañón; Carmen Sivit, responsable del Servicio de Atención al Paciente del Hospital Niño Jesús; y Javier Cobas, subdirector gerente del Hospital La Paz y responsable del área Materno-Infantil.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (VI)

¿Es conveniente que haya salido antes (veranos fuera, campamentos…) antes de mandarlo tanto tiempo?

Sí. Si el adolescente ya ha salido previamente, y está acostumbrado a pasar tiempo fuera de casa no solo le será más fácil adaptarse al cambio, si no que irá con menos miedo. Si pudiera haber pasado antes un verano o un mes en el extranjero para que conozca la experiencia sería perfecto. Otra cosa que le puede ayudar es haber realizado intercambios cortos con estudiantes de otros países.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (V)

¿Hasta qué punto es importante lo que opine su colegio (el de aquí) respecto a la decisión de los padres de mandarlo fuera?

 Es fundamental hablar con el colegio en España y saber qué opinan y qué nos recomiendan que hagamos. Estamos hablando que el adolescente se va a ir un curso, no todo el resto de su escolarización, y que luego volverá a su antiguo colegio con sus profesores y  amigos. Desde el colegio nos podrán dar una información muy valiosa de cómo  le ven de preparado tanto a nivel académico como social.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (IV)

¿Es conveniente que le visite o no? Si es así, ¿con qué frecuencia?

 El propio colegio marca las vacaciones de los alumnos y es recomendable que estas vacaciones las pase con su familia. La mayoría de los adolescentes vienen a disfrutar de las vacaciones a España.

 ¿Qué es más recomendable, el alojamiento en un internado o con una familia? Pros y contras de cada uno

 De nuevo dependerá de las características del chico/a, pero en general es más fácil la vivencia en un internado, pues todos los niños se encuentran en una situación parecida y les es más fácil hacer amigos e incorporarse a la rutina establecida. (Todos hacemos lo mismo). En los ratos libres estarán rodeados de gente se su edad con preocupaciones y problemas parecidos. Por el contrario en el internado puede que no siempre hable en inglés si tiene compañeros españoles.

Lo bueno (y lo malo) de estudiar en el extranjero (III)

Qué impacto tendrá en su personalidad tanto tiempo alejado de su familia?

El estar tanto tiempo alejado de la familia no va a tener impacto sobre su personalidad, pero sí que puede aportarle múltiples beneficios, como el desarrollo de estrategias que le  permitirán resolver él mismo los pequeños problemas cotidianos, ser más autónomo, depender menos de sus padres, se favorecerán nuevas vivencias y la convivencia con chicos de diferentes países y culturas le ayudarán a tener una mente más abierta.