10 lecciones que aprendes de tú hijo (II)

¿Cómo hacemos para fomentar, encauzar o pulir esas características?

 Explicándoles a los hijos qué es lo que se espera de ellos. En ocasiones los niños están perdidos y no saben muy bien qué es lo que tienen que hacer. Por eso es bueno que les digamos de forma concreta lo que esperamos que hagan. No vale con “pórtate bien”, sino “obedece a mamá”, “deja de gritar…”.

Es verdad que en ocasiones los niños se pueden poner muy pesados, en esos casos, por mucho que intentemos razonar con ellos no lo conseguimos. Por lo que va a ser más efectivo utilizar el lenguaje no verbal. Ser muy contundentes con el gesto y con la mirada, nos va a ser mucho más efectivo que entrar en su provocación pues podemos terminar diciendo cosas de las que luego nos vayamos a arrepentir. Con una mirada a tiempo el niño entenderá  perfectamente que es lo que no tiene que hacer.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario